Cómo limpiar tus gafas de manera adecuada

Limpiar las gafas es una labor que hay que llevar a cabo diariamente y siguiendo unas pautas determinadas. La limpieza de los cristales es esencial para ver con mayor claridad y para evitar infecciones oculares. A continuación, se indican los pasos a seguir para lograr el mejor resultado posible.

Recomendaciones para limpiar las gafas correctamente

Los siguientes consejos son de obligado cumplimiento para lograr que las gafas estén siempre en perfecto estado.

Lavarse las manos y secárselas muy bien

Es necesario lavarse las manos de forma cuidadosa para evitar la presencia de cualquier tipo de suciedad. Hay que usar un jabón neutro y evitar el uso de productos que contengan elementos hidratantes o que puedan dejar algún resto en la piel.

El secado ha de ser exhaustivo para evitar cualquier resto de humedad. Lo más adecuado es usar una toalla o papel que no dejen resto alguno o pelusas.

Usar una gota de lavavajillas en cada lente

Antes de colocar el producto, que no debe contener ningún tipo de sustancia para hidratar las manos, es necesario regular el grifo del lavabo para que salga agua tibia. Posteriormente, hay que frotar suavemente cada lente y también la parte central de las gafas así como las patillas. A la hora de enjuagar las gafas hay que prestar especial atención a que no quede ni un resto de jabón o de suciedad.

Secar muy bien las gafas

Sacudir las gafas es una buena opción para eliminar el exceso de agua. Usando un paño limpio hay que proceder al secado. Es esencial comprobar, antes de utilizarlo, que el paño no tiene ningún resto de polvo o de suciedad.

Terminado este proceso, solo es necesario comprobar que la limpieza ha sido efectiva. El uso de un paño seco, de microfibra a ser posible, ayuda a secar totalmente aquellas zonas que se hayan podido quedar húmedas o con alguna mota de polvo.

Uso de productos específicos

En ocasiones, como en el caso de las lentes con recubrimiento para evitar los reflejos, sería más recomendable usar un producto específico de fácil adquisición en una óptica.

Otra opción es la de las toallitas que venden ya empaquetadas. Antes de usarlas es adecuado eliminar cualquier resto de suciedad de las lentes. Los paños de microfibra son una opción perfecta para la limpieza teniendo en cuenta que hay lavarlos con lavavajillas y secarlos al aire con frecuencia.

Limpiar las gafas es, como se ha podido comprobar, una tarea que contribuye tanto a alargar la durabilidad de las mismas como a proteger la salud ocular de la persona que las lleva. Tan sencillas recomendaciones ayudan también a proteger las lentes y a mejorar la calidad de la visión sin apenas esfuerzo.

Sin comentarios

Añadir un comentario